La piel del bebé | Olivolea Pasar al contenido principal

Belén Castro

Belén Castro, Granada 1972.
Licenciada en Farmacia. Especialista en Dermofarmacia; Executive MBA IE Business School; Luxury Brand Management IE Business School; Experta en Nutrición Clínica; Máster en Dieta Mediterránea y Máster en Atención Farmacéutica; autora y co-autora de varios libros sobre nutrición y salud.
Fundadora de Olivolea Carris Skin Lab.
Madre de una niña. Deportista y apasionada de la cocina.

Topics

Tags

La piel del bebé

Sensible y delicada. La piel del recién nacido necesita un cuidado especial para mantenerla siempre sana. 

La piel del recién nacido es su capa de protección contra agresiones e infecciones y necesita un cuidado especial para mantenerla siempre sana. Su epidermis es muy fina, -hasta un 60% más que la de un adulto-, y sus mecanismos de defensa están poco desarrollados. Es permeable a sustancias que pueden resultar perjudiciales para su salud y proclive a la pérdida de calor y agua. Tenemos que cuidarla adecuadamente, aunque tampoco debemos obsesionarnos si presenta enrojecimiento, pequeñas grietas o descamación. Podemos proporcionarle el bienestar que se merece cumpliendo una serie de precauciones.

El pañal. El uso del pañal, los roces continuados y la humedad pueden provocar irritaciones en la piel y la aparición de la dermatitis. En primer lugar, debemos fijarnos en su composición y optar por pañales desechables con fibras orgánicas, hipoalergénicos y muy absorbentes. El cambio de pañal es una de las mayores preocupaciones de las madres y debemos hacerlo casi de inmediato. Mantenerlos limpios y secos es el primer paso para evitar una posible dermatitis de pañal. Hay que descartar el uso de toallitas con alcohol, porque pueden irritarle aún más. La piel de esta zona es más fina y delicada, por eso las cremas que empleemos deben contener activos con un efecto calmante y cicatrizante y que a su vez, la hidraten y nutran en profundidad. Proteger bien el culito de tu bebé es la mejor forma de evitar infecciones e irritaciones.

El baño. Bañar a nuestro bebé todos los días no es obligatorio y hasta que se acostumbre puede resultarle muy molesto. Es muy importante que el agua no esté muy fría ni muy caliente, sino igual a su temperatura corporal y limpiar con mucho mimo la zona del pañal, los plieges de las piernas y los dedos de las manos y los pies. Entre cinco y diez minutos es tiempo suficiente. Podemos utilizar un jabón hipoalérgico o simplemente agua y al finalizar, envolverlo en una toalla de algodón y secarlo suavemente, sin frotar. Un masaje con una fina capa de crema hidratante ayudará a mantener la suavidad y resistencia de su piel tras el baño. Siempre, apostando por fórmulas sin perfumes, con ingredientes naturales, respetuosos con una piel de extremada delicadeza. De hecho, utilizar la misma crema que nuestro bebé es una idea estupenda, ya que madre e hijo están en continuo contacto.

La ropa. Las prendas de algodón o hilo favorecen la transpiración y son tejidos mucho más respetuosos con su piel. Los bebés pueden ser sensibles a las sustancias que se encuentran en la ropa nueva o a los restos de jabón que pueden quedar tras el lavado. Para prevenir posibles irritaciones, sólo debemos seguir unos pequeños pasos como lavar toda su ropa antes de utilizarla, preferiblemente por separado y siempre con detergentes especiales para los niños.

El calor. Ahora que llega el verano debemos mantener al bebé fresco. Hay que evitar los cambios bruscos de temperatura o abrigarlos demasiado. El exceso de calor puede provocarles sudamina, una erupción de la piel provocada por la obstrucción de las glándulas sudoríparas. Por otra parte, los paseos por el parque les llenarán de vitalidad, pero tenemos que evitar la exposición directa al sol ya que tienen menos capacidad para protegerse de la radiacción solar.

 

Artículos recomendados

Alabado por sus propiedades medicinales y beneficiosas para la salud, el aceite de oliva ha sido también incorporado en tratamientos de belleza desde la Antigüedad para mejorar el aspecto de la piel y el cabello.

El embarazo es un momento de grandes cambios pero no por ello debemos alterar radicalmente nuestra rutina diaria. El ejercicio físico puede prevenir o aliviar el malestar durante la gestación y fortalece nuestro cuerpo, preparándolo para el momento del parto. 

Nueva entrada de la Olivopedia, nuestra sección para no perderse entre las propiedades del mundo Olivolea.