Ejercicios durante el embarazo | Olivolea Pasar al contenido principal

Belén Castro

Belén Castro, Granada 1972.
Licenciada en Farmacia. Especialista en Dermofarmacia; Executive MBA IE Business School; Luxury Brand Management IE Business School; Experta en Nutrición Clínica; Máster en Dieta Mediterránea y Máster en Atención Farmacéutica; autora y co-autora de varios libros sobre nutrición y salud.
Fundadora de Olivolea Carris Skin Lab.
Madre de una niña. Deportista y apasionada de la cocina.

Topics

Tags

Por Belén Castro

Ejercicios durante el embarazo

El embarazo es un momento de grandes cambios pero no por ello debemos alterar radicalmente nuestra rutina diaria. El ejercicio físico puede prevenir o aliviar el malestar durante la gestación y fortalece nuestro cuerpo, preparándolo para el momento del parto. 

En definitiva, todo son ventajas tanto para el cuerpo como para la mente pero siempre que no exista alguna complicación o riesgo en el embarazo.

Las madres que realizan deporte de forma habitual, no tienen por que dejar de hacerlo en esta etapa de su vida, sólo deben reducir la intensidad. La duración de las mismas no debe superar los 60 minutos y deben realizar descansos cada 15 minutos de actividad.

Antes de empezar a cumplir una tabla de actividades, lo primero es consultar con tu médico y ginecólogo.

El ejercicio aeróbico consiste en actividades que conllevan el uso de múltiples grupos musculares durante un ritmo continuo y de media a larga duración.  Es saludable debido a que aumenta el nivel de energía, modifica la postura, aumenta la resistencia de los músculos y mejora la capacidad para afrontar el momento del parto. Asimismo está comprobado que realizar actividad física durante el embarazo ayuda a evitar la diabetes gestacional. Dentro de este tipo de ejercicio podemos hablar de:

Caminar. No conlleva ningún riesgo y se puede hacer desde el primer momento hasta antes de dar a luz. Ayuda a controlar el peso y favorece la circulación, mejorando la molesta hinchazón de piernas tan característica durante esta etapa.

Natación. Los deportes de agua son perfectos durante el embarazo porque al sumergirnos, reducimos nuestro peso físico así como el riesgo de forzar los músculos o lesionarnos. Con la natación o el aquagym mejoraremos la musculatura y reduciremos el dolor de la zona lumbar. Al salir del agua, no podemos olvidarnos de la crema hidratante y además podemos reafirmarnos en un solo gesto, Olivolea Antiestrías y Reafirmante es perfecta para ello. El cloro de las piscinas reseca mucho la piel y durante el embarazo, la piel necesita un mimo constante.

Andar en bicicleta. Perfecto para los primeros meses. La bicicleta favorece el sistema cardiovascular y evita el exceso de peso en la embarazada. Es una actividad que ayuda a tonificar las piernas y a relajarse a la vez, de modo que reduce la sensación de fatiga y la tensión arterial, asegurando al feto una mayor oxigenación.

Yoga y Pilates. Este tipo de ejercicios nos enseñan a controlar la respiración, muy importante en el momento del parto, y mejoran la postura de las futuras madres, previniendo dolores de espalda y trastornos como las varices o hemorroides. Tenemos que elegir ejercicios sencillos, que estiren y tonifiquen la musculatura, y evitar aquellos que ejerzan presión en el vientre o afecten al equilibrio.

Es muy importante tomárselo con calma, realizar los ejercicios de forma suave y tranquila. Se recomienda no superar las 130 pulsaciones por minuto, beber mucha agua y controlar nuestra respiración. De hecho, ante síntomas como fatiga muscular, hemorragia vaginal o mareos, debemos interrumpirlos inmediatamente. 

Disfrutar de un ejercicio saludable en el embarazo es beneficioso tanto para la futura mamá como para el bebé. Se trata de un complemento más a esta etapa tan emotiva. Además, si continuamos la rutina después del parto, la recuperación será más rápida. No podemos olvidarnos de que la prevención es fundamental en esta etapa, por eso después del ejercicio, hidratar todo el cuerpo tras el baño o la ducha nos regala un momento de relajación. Es aconsejable cuidar la piel con una crema reafirmante que evitará la aparición de estrías y a la vez la hidratará en profundidad.

 

Artículos recomendados

Alabado por sus propiedades medicinales y beneficiosas para la salud, el aceite de oliva ha sido también incorporado en tratamientos de belleza desde la Antigüedad para mejorar el aspecto de la piel y el cabello.

El embarazo es un momento de grandes cambios pero no por ello debemos alterar radicalmente nuestra rutina diaria. El ejercicio físico puede prevenir o aliviar el malestar durante la gestación y fortalece nuestro cuerpo, preparándolo para el momento del parto. 

Nueva entrada de la Olivopedia, nuestra sección para no perderse entre las propiedades del mundo Olivolea.