Cómo cuidar la piel del bebé en verano | Olivolea Pasar al contenido principal

Belén Castro

Belén Castro, Granada 1972.
Licenciada en Farmacia. Especialista en Dermofarmacia; Executive MBA IE Business School; Luxury Brand Management IE Business School; Experta en Nutrición Clínica; Máster en Dieta Mediterránea y Máster en Atención Farmacéutica; autora y co-autora de varios libros sobre nutrición y salud.
Fundadora de Olivolea Carris Skin Lab.
Madre de una niña. Deportista y apasionada de la cocina.

Topics

Tags

Por Belén Castro

Cómo cuidar la piel del bebé en verano

Días de playa, paseos por el parque, viajes lejos de la ciudad… El verano es una época magnífica para disfrutar con nuestros hijos pero también conlleva ciertos riesgos para ellos y su delicada piel. 

Como sabemos, la piel del bebé es mucho más sensible y vulnerable a los agentes externos que pueden dañarla y debemos reforzar su cuidado diario durante estos meses.

Baños de sol. El sol favorece la producción de vitamina D y la absorción de calcio, pero los niños son muy sensibles y propensos a quemarse, ya que la producción de melanina aún no está completamente desarrollada. El verdadero reto es encontrar un equilibrio. 

Después del medio año de vida, los bebés pueden empezar a usar cremas protectoras específicas para su piel y resistentes al agua. Es necesario que el factor solar no sea menor de 30 y preferiblemente de entre 40 y 50. Cuanto más alto, mejor; lo que no implica que podamos prolongar el tiempo de exposición. Tampoco debemos olvidarnos de los filtros físicos: gorro, camiseta y sombrilla.

Respecto a los bebés con menos de seis meses, su piel es aún susceptible a los componentes de los protectores solares, e incluso vestidos, debemos mantenerlos a la sombra.

Crema hidratante. El cuidado posterior de la piel es tan importante como la protección solar, para evitar irritaciones y sequedad. Después de haber estado en la piscina o en la playa -tanto el cloro como el agua salada resecan mucho la piel- el bebé necesitará una hidratación extra. Las cremas fluidas se absorben antes y dejarán al bebé con una agradable sensación de frescor. También hay que prestar atención a sus oidos. Los niños son propensos a sufrir otitis a causa del calor y la humedad.

Afrontar el calor. Los niños sienten casi el mismo calor que nosotros, de modo que las capas de ropa en exceso pueden provocar sudoración, erupciones cutáneas y rojeces. Debemos vestirlos con ropa ligera y materiales transpirables, como el algodón. Por su mecanismo de regulación corporal todavía inmaduro, el principal riesgo de los bebés en verano es sufrir un golpe de calor. Los días de altas temperaturas, podemos refrescarles con una esponja húmeda y en casa, incluso dejarles estar solo con el pañal. 

 

 

Artículos recomendados

Alabado por sus propiedades medicinales y beneficiosas para la salud, el aceite de oliva ha sido también incorporado en tratamientos de belleza desde la Antigüedad para mejorar el aspecto de la piel y el cabello.

El embarazo es un momento de grandes cambios pero no por ello debemos alterar radicalmente nuestra rutina diaria. El ejercicio físico puede prevenir o aliviar el malestar durante la gestación y fortalece nuestro cuerpo, preparándolo para el momento del parto. 

Nueva entrada de la Olivopedia, nuestra sección para no perderse entre las propiedades del mundo Olivolea.